miércoles, 6 de enero de 2021

Lo que aprendí en las montañas ... Parte I

Voy a empezar por contarles que durante varios meses de la cuarentena soñé con mi viaje de navidad, ese fue uno de mi alimentos para el alma. Buscar siempre un siguiente proyecto era la mejor manera de ganarle a las preocupaciones producto de la incertidumbre que generó esos primeros días de pandemia. Buscar lugar a los que pudiera ir en carro y escribir mi según libro que ya está a la venta en Amazon fueron mi estrategia “antiansiedad” mejor elaborada. El cuento es que crear un viaje a la montaña siendo una chica de ciudad fue como lo más arriesgado que he realizado en mucho tiempo!!! Y se preguntarán por qué y la respuesta es muy simple porque no soy de aventuras extremas, no me verán tirarme en paracaídas ni mucho menos montada en helicóptero, como se soy bien conservadora en eso y pues ya saben cómo les he dicho que soy “respetuosa” con el peligro. O por lo menos lo que yo siento que es pasar la linea de las cosas que haría. El caso es que al elegir Tennessee como lugar para ir en Navidad fue estupendo, un gran plan porque desde el cómo ir, cuál sería el vehículo que utilizaríamos y lo que llevaríamos tanto de provisiones como ropa fue todo un plan súper divertido. Por otro lado, lo más extraño en esta elección mía a la montaña es que como todos los planes en casa de salidas yo llevo la batuta y de alguna forma pues tengo como la responsabilidad de que sean memorias lindas. Cuando estuve armando el viaje recuerdo buscar solo la ropa por internet que llevaríamos para que el frío no nos sorprendiera, pero por cosas de la causalidad nunca busqué que hacer en las montañas dejé que eso si me sorprendiera. Y saben qué ??? Por allá la vida en las montañas es bien tranquila, calmada, hay mucho hay fresco y paz. Bueno ahora entramos en ese tema !!! Hablemos de lo que fue la travesía a las montañas con una niña de 4 años llena de sonrisas y con la mejor de las cualidades que siempre se deja sorprender, no tiene expectativas ni mucho menos; con una adolescente de 17 llena de planes y reTos y dentro de todo capaz de convertir todo a favor para que sea una linda experiencia y con una señora de 74 años que parece que tiene 20 con una fuerza interior y una capacidad de amar a todos que no les puedo explicar con palabras lo que implica salir de viaje con mi madre, ella sin duda es una pieza clave...es la voz de la experiencia hecha mujer muy apegada a la fe y a Dios. Y pues mi esposo , quien llevaba el volante y tenía la responsabilidad de descubrir una ruta a punta de GPS teniendo solo 5 años y medio viviendo en USA. El caso es que fue una travesía llena de mucha novedad...uno siempre aprende algo y pues que éxito porque yo de las montañas sabía poco o lo que uno creía saber !!! Agradezco a Dios el maravilloso fin de año e inicio de año con todo y sus tropiezos o recordatorios de lo valioso y de lo que realmente debemos preservar. Aún recuerdo uno de los días en los cuales luego de un almuerzo en un lindo restaurante que decidimos visitar vivimos los más inolvidable del viaje en cuanto a aprendizaje.  A veces pensamos que todo está garantizado y resulta que lo único q no tiene garantizado nadie es la vida !!!

Continuará ...

No hay comentarios.: