lunes, 16 de septiembre de 2019

Vuelo 1235

De camino a casa desde Houston me puse a contemplar las nubes que adornaban el cielo y me preguntaba en cuál de esas nubes vivía mi papito y las observé y las observé y las volví a observar. De hecho que hice una sesión de fotos a las nubes más bellas que he visto en mi vida, parecían algodón de azúcar y quienes me conocen saben que amo el #cottoncandy 🙈es más vale la pena que les cuente que cada vez que llego a un parque o feria siempre voy directo a buscar “mi algodón de azúcar. El caso es que mientas pensaba todo esto por un momento hasta me dije “si escribo esto pensarán que me metí algo y alucino”, claro  lo que pasa es que también para “quienes me conocen” saben que no soy de esas jajaja y esta conexión entre las nubes y yo tiene que ver con la profunda nostalgia que siento al montarme en un avión y pensar en las muchas veces que llamaba a mi papá desde el aeropuerto ya montada en el avión. Y aunque trató de “no recordar” por aquello de alejar la tristeza, debo reconocer que  recuerdo las decenas de veces que me bajé de un avión y lo primero que hacía era llamar a mi papá para contarle cosas así como las que acá estoy expresando.
Bueno el caso es qué hay que pasar la página y continuar cómo lo habría querido mi papito”.
Solo le pido a Dios que esa nube hermosa que le asigno a mi papá sea una nube llena de seres amados, de familia, porque soy de las que piensa que cada nube es una familia allá arriba cerquita de Dios, y que todos estén pasándola  bien. Incluso lo único que pido en medio de la nostalgia que me embarga cuando estoy rodeada de nubes es que algún día en un sueño yo vea como están en el otro lado y que por un minuto pueda volver a sentir un abrazo de #mihombrefavorito 👉🏻
y sentirlo como esa última vez que pude abrazarlo, tocar sus manos y ver los bellos ojos llorosos que ponía mi papito cada vez que nos despedíamos. Pero ni modo pues no me quiero poner nostálgica 😋🙈sino darle gracias a Dios por cada día y que me permite ser mejor y mejor y aprender de esta dura partida y meterle a gente en el cerebro que cuando amennnnn a alguien se lo digan todos los días porque nunca se sabe cuando en lugar de un hasta luego hay un adiós.
#cosasquesientecaro 

domingo, 30 de junio de 2019

18b

Y acá me tienen de nuevo camino a casa de Nueva York a Miami en el 18b. Aca estoy con ganas de llegar a casa y con muchos deseos de ver a mis hijas. Esta sensación de gracias por este fin de semana, pero Dios tranquilízame y déjame llegar a casa sana y salva hay mucho por hacer. Ahora mismo hay un poco se turbulencia o lo que yo creo que es... de hecho estoy escuchando música y tratando de pensar en otras cosas. Esta sensación de cuando estoy en un avión y no tengo el control, esta sensación de querer llegar a casa que boba. Es que acá arriba todo está en manos de Dios y yo creo en él bajo todas las cosas. Pues y yo acá haciendo mi mejor esfuerzo para no pararme y correr dentro del avión. De hecho que si soy sincera yo no estaba así, fue una frase que dijo Nick sobre qué pensaba que el avión tenía algo porque no despejaba. Obvio no es que me puse creativa, pero ya saben una es más dramática y que él me haya dicho eso OMG. Bueno volviendo al puesto 18b acá estoy y estás turbulencias me tienen loca “padre nuestro que estoy en los cielos...santificado sea tu nombre” estoy reza que reza y este estómago que no miente. Siento los nervios de Nick, pero se que Dios tiene muchos planes para nosotros y nuestros papás con Dios primero son los pilotos de este avión. Nunca les ha pasado que quieren evitar el contacto visual con alguien para no ver el miedo en sus ojos ?  Así me siento con Nick, lo siento asustado y él es quien siempre me calma. Yo acá haciéndome la dura y con ganas de que pasen estas dos horas rápido. Y mientras me como unas cotufas con mm&m supongo que todo está bien. Ahora bien regresemos en el cuento a cuando la vecina de puesto que me tocó me salió con una ñoñería por no decirle de otra forma. Uno por la primera imagen no puede juzgar a la gente y lo que viví hoy es una muestra de ello. La gente sonriendo se ve más bonita y así no tengan los demás razón (si leyeron bien) que bien se siente decir “lo siento fue culpa mía” así no lo sea. Una bien actitud cambia todo, una gran actitud cambia el mundo y saben qué todo cambio en el momento que empezaron las turbulencias más fuertes y empecé a despedirme de la gente de mi familia por what app jajjajaja. Es que soy la más dramática de las mortales. El caso es que entre que me dieron ganas de orinar y que ella me dijo que si quería me cuidaba la cartera y todas las chicas de la fila de 17 y 18 empezamos a interactuar y la buena actitud la mala referencia del inicio se termino. Y a minutos ya de aterrizar en mi ciudad de Miami agradecida con Dios y por la experiencia sólo quiero correr y abrazar a mis muñecas y decirle lo mucho que las extraño. By the way se despide la chica del 18b con “b” de bueno y barato jajajaajjj...ya vamos a aterrizar.


me tuve que poner crema de coco sol de Janeiro, perfume y esas cosas porque mi vecina aparte de carecer de buena vibra Dios el olor es como de varios días de falta de baño intenso. Claro esto son mis apreciaciones y mi olfato Jajajaj. El caso es que 

Turbulencias ... De Atenas a Londres.

Estoy montada en un avión de Atenas a Londres hay un poquito de turbulencia y pues no les niego que trato de pensar en otra cosa para que mis nervios no despierten. A lo lejos se escucha un bebe llorar y se perfectamente que siente la mamá porque lo he vivido. También veo cómo duerme de rico mi marido y pues que éxito ser él y la chica rubia que llevó al lado. Yo al ritmo de “I must been love” y estás frases trato de olvidar qué hay turbulencia. Y pues también busco una metáfora para lo que a veces vivimos en nuestra vida cuando tenemos problemas que a veces parecen turbulencias. La verdad que en mi caso “las turbulencias” de la vida me han enseñado a ser más fuerte, a poder entender que quien es feliz ha teñido tristezas y a sanar con rapidez cualquier herida porque todo en esta vida es pasajero...lo bueno y lo malo. Mientras escribo parpadeo, casi me vuelvo a quedar dormida y un dolor de barriga se quiere asomar, pero no pienso en eso. Mi madre me ve sonríe u es inevitable que piense en mi papito bello que sé que desde el cielo esta feliz por ver cómo estamos. No les puedo negar que lo extraño de hecho llegar al aeropuerto en Londres me recuerda a él. Todo me recuerda a él, pero en este aeropuerto de Londres donde llegaré para abordar el avión que me trasladara a Miami me acuerda cuando llegue a Londres a aprender inglés y yo llamaba a casa para pedir todos los días que depositarán más dinero...fueron buenos tiempos, de los mejores.
Pero bueno acá ya un poco más distraída hablando con mi madre y pues esperando ya aterrizar para hacer nuestro vuelo de conexión y llegar a casa luego de cruzar el charco.

Cuando me iba de vacaciones...mi sentir

Aquí mientras ya estoy volando a mis vacaciones reflexiono sobre lo que implica estar enfocada siempre, confiar en Dios y nunca renunciar a tus sueños. De hecho que aún recuerdo las miles de foto que he visto del lugar a donde voy y cierro los ojos y me imagino, me visualizo parada en esos maravillosos escenarios y hasta quiero llorar. Y saben por qué, muy sencillo porque cada sueño que realizo me traslada en un viaje imaginario 
a mi antiguo cuarto verde de “Los Jardines del Valle” en Caracas y les juro que cumplir todos estos sueños de la mano de mi madre es como si mi papito bello estuviera acá sentado en este avión con nosotros. Y se qué desde el cielo sonríe y vuelve a decir lo que siempre enfatizaba constantemente: “Siempre juntas, siempre unidas”. Porque para mi papá la
mejor forma de hacer las cosas era siempre en familia, apostando por la felicidad. Y saben qué de verdad que éxito poder decir que pertenezco al porcentaje de hijos al igual que como lo hizo mi padre que andan con sus padres para arriba y para abajo. Mucha gente lo critica a uno y pues supongo que es parte de la crianza que recibieron. Yo voy acá ese este avión rumbo a Chicago, pues de allí saldremos rumbo a Europa y lo que hago es agradecer a Dios la oportunidad que me da cada día de seguir caminando de la mano de mi madre cada sueño. Que éxito, que maravilla, que bendición. Saben qué mis amores y anoche cuando aún hacía maletas me arrodillé en mi cuarto a darle gracias a Dios de rodillas para seguir haciendo de mi camino al andar un camino lleno de gente que siga sumando millas de amor. El amor es lo que me mueve y mi vitamina “D” nunca NUNCA me desampara...Vitamina Dios, de la mano de Dios todo...sin él nada.

lunes, 6 de mayo de 2019

8 E

Sentada acá en el puesto 8 E de un vuelo que me traslada a casa desde una ciudad que no pensé visitar porque no estaba en el itinerario pienso en lo que significa ganar para algunos y lo que significa ganar para otros. Empecemos por el principio “Suelta la Sopa” es nominado a los Emmy, cabe acotar los premios más importantes de la televisión o lo que es equivalente a un OSCAR. Ok dicho esto les cuento que apenas salió lo de la nominación del programa en el cual tengo cinco años y para mi ya eso era el premio por tantos sueños involucrados en esta travesía al reconocimiento. De hecho mi gente lloreeee cuando me dijeron que estábamos nominados. Entonces allí empezó toda la coordinación de la logística para ir a Los Ángeles con el equipo a buscar nuestro premio. Llegamos a California y pues allí estábamos todos o parte del team que hace posible esta sopa tan bien condimentada. Algunos fuimos con parejas, otros no, pero acá lo lindo fue la energía y el sueño cumplido de ir a codearnos con la crema innata de la televisión americana. Dios para mi eso se llama ganar, pero para la gente básica o envidiosa o “hater” es fácil o divertido que perdimos al no traernos la estatuilla del emmy a Miami. En los premios presentado por uno de mis actores favoritos y conductor “Mario López” se vivía dentro de mi corazón la magia de verme allí, a unas cuantas sillas de las novelas que tienen más de mi edad al aire en la cual han crecido casi todos sus actores; estaban los presentadores de programas a los que sueño ir aunque sea de público. Y vuelvo y les repito allí en el auditorio en el que se llevaron acabo los premios en Pasadena, California estaba sentada la pequeña María Carolina Sandoval Guzmán, quien siempre soñó hacer televisión. Y aunque debo reconocer que cuando soñé con la televisión de pequeña soñaba era ser reconocida, deseaba que me pidieran autógrafos y ahora veo todo tan distinto. Ahora entiendo que se trata de ser, de sentir, de vivir cada cosa que hago a mil.
Entonces díganme ustedes si ganar no se trata de hacer lo que tanto amas todos los días de tu vida. Entonces y entonces y otra vez entonces díganme si de verdad no ganamos al escuchar nuestro nombre en los premios más importante de la televisión americana? El programa que ganó en la categoría que estábamos nominados se lo llevó un show llamado “Six Dreams” y para ser honestos hasta me gusta su nombre, creo que después de “Suelta la Sopa” era el otro nombre de programa que me gustaba. Además aunque nunca he visto el show tengo ahora muchas ganar de buscar información sobre estos 6 soñadores. Entonces vuelvo a realizar la pregunta eso no es ganar ??? Es que la actitud de ganador es un estilo de vida...y no todo el mundo asimila las cosas de esta manera y ojo que todo el mundo quisiera llevarse las estatuillas para llenar sus escaparates y su ego la verdad yo acumulo memorias, fotos, momentos y sonrisas. Y lo más importante no me interesa que la gente “Basica” se burle de lo que consideran ganar o perder. Apuntar a alguien de perdedor te hace un “perdedor” y en mi caso he visto a muchos no llevarse la medalla, el trofeo o el premio mayor y como dicen por año a veces “perdiendo se gana” como dice el dicho...y como ya estoy hablando mucho como siempre los invito a preguntase si tienen actitud de ganador o qué??? Porque créanme nada como vivir ganando amigos , sonrisas, vivencias y más.
Firma
 María Carolina Sandoval Guzmán

martes, 30 de abril de 2019

La Voz

Hoy me desperté muy temprano y me fui directo al otorrino. Cada vez que tengo semanas llenas de actividades tengo que cuidar mucho mis cuerdas vocales porque al no respirar correctamente y al utilizar todo el día mi voz me quedo afónica con frecuencia. Y aunque he estado en clases de manejo de la voz es usual que de acuerdo a la temporada del año visite a
menudo a mi divertido doctor de la garganta. Cuento largo corto tengo años visitando el mismo médico y debo reconocer que toda la gente que está en mi vida debe tener ese ingrediente por el cual yo quiera seguir teniéndolo en mi vida y mi doctor maravilloso tiene de sobra ese don de gente y esa luz para querer verlo aún sin estar enferma. El caso es que solo fui a revisarme la garganta y prevenir cualquier problema con mi voz en estos días previos a los Emmy. Premios a los que estamos nominados como show. Dentro de mi conversación de hoy con mi doctor entre una cosa y otra llegamos al tema de una ciudad a la que adoro de ESPAÑA “San Sebastian” y en la cual viví momentos bellos hace como 3 años y mi doctor al parecer también conserva gratos recuerdos de esa pintoresca ciudad en donde celebran cada año un festival de cine muy importante. Mi doctor a quien llamaremos “El Galán de la garganta” me contó que cuando estudiaba medicina en España en verano se iba a trabajar a San Sebastian de mesero u en una ocasión conoció a una hermosa chica sagitariana que al igual que yo al parecer le gustaba mucho hablar. Esta mujer está argentina y muy guapa según su descripción. De hecho al parecer luego de un par de tangos y unas miradas tuvieron una historia y al llegar a Miami años después se dio cuenta que se trataba nada más y nada menos que de Libertad Lamarque quien por cierto nació como yo un 24 de noviembre. Me pareció tan espectacular escuchar la historia que sin duda el doctor de historias lindas, mirada clara como sus ojos y coquetería innata me arregla no solo la garganta sino los días. Es que como les digo es maravillo poder decir que uno colecciona personas valiosas que alimentan esas ganas de seguir creyendo en la gente.

martes, 26 de marzo de 2019

Tarea Pendiente

Hace ya  días de camino a mi trabajo como cada mañana manejaba mientras escuchaba música y cantaba me vino a mi cabeza un pensamiento que tenía como almacenado hace cuatro años.
Resulta que vía al canal siempre veo edificios residenciales, estaciones de gasolina, restaurantes, joyerías, hoteles, iglesias, etc y hasta cementerios. Cada día como les comento básicamente tengo la misma ruta, ruta que a su vez me llevo esa particular mañana a lo que yo llamo “una tarea pendiente”. Esa mañana al pasar por el cementerio que está solo a pocas cuadras de mi trabajo me sentí atraída por deseo de cumplir con un deseo que tenia en mi corazón. Debo contarles primero que tengo cuatro años tratando de entender la razón por la cual lo más conveniente para las cenizas de mi papá era reposar en un lugar sagrado. El caso es que al pasar por el cementerio esa mañana como les dije anteriormente sin vacilar doble y me metí. Para mi sorpresa resulta que no era un solo cementerio sino  dos cementerios los que están en la vía hacia Telemundo . La diferencia de ese día con otros es que allí estaba yo impactado de mi misma, dentro de uno de los lugares que más miedo les tengo. Rechazo sería la palabra correcta. Créanme que ese no es el lugar más agradable del mundo, o por lo menos eso pensamos la mayoría. El cuento es que baje el vidrio y le pregunté a una muchacha que estaba con dos niñas si esa era la oficina de información y me dijo: “yo creo que si”. Me estacioné, me miré al espejo  y con mis botas y mi look del día caminé  por el lugar que más miedo me da desde que estaba chiquita. Ahora bien no se si me pueden creer lo que les voy a contar...pero me equivoqué de cementerio. Se los juro...cuando entré  a la oficina me di cuenta por la vestimenta y las kippah de los señores que me recibieron que era un cementerio judio. Así como lo leen. Cosa que desconocía porque paso por allí a diario y de lejos se venía como los cementerios que siempre vemos en las películas sin ninguna diferencia. Claro esta si tienen una que otra diferencia. Palabras más, palabras menos, el señor de la oficina de información me dijo que el cementerio católico estaba cinco cuadras hacia arriba al lado de la iglesia Guadalupe y así fue como moví toda mi indumentaria para dirigirme al lugar correcto. Camine hacia mi carro de nuevo  cual pasarela y en el caminito hacia mi camioneta me encontré con lo que parecía un servicio funerario que salía y hasta me sorprendí de mi misma al ver a los señores que custodiaban la urna como parte de la película “Los hombres de negro” y yo una modelo de revista por mi pinta de esa mañana algo llamativa  ( chaqueta de cuero y botas marrón , pantalón negro, cola de caballo y lentes oscuros.)  No se si me explico, pero para mi todo era como la escena de una serie de netflix. A todas estas me subo en el carro serena, sintiendo algo raro, pero sonriendo y manejo hacia el cementerio católico con mi música a todo volumen para creer que ando en otro plan y en efecto al ver las otras tumbas que se ven desde afuera me fije que en efecto ahora si debía estar en el lugar que indicado. Entro, me dejo guiar por los letreros que indicaban el camino y pues cuando vi la palabra “office” me fui a estacionar cuando de pronto veo a dos hombres hablando y aún montada en mi carro y con mi música de Maluma a todo volumen le pregunté a uno de los señores si este era el cementerio católico y en efecto si era. Decido bajarme del carro a preguntarle al chico sobre varias cosas que tenía en mi cabeza, pero como siempre hablo tanto le empiezo a contar todo lo que me pasó antes de llegar al cementerio y supongo que el muchacho me vio como muy pintoresca . El seguía escuchando mi monólogo, de hecho que estoy segura que noto mi nerviosismo...me escuchaba atentamente y en eso me pregunta: “Quieres que te muestre el cementerio?” . Juro que jamás me habían invitado a pasear por un cementerio. Nos montamos en el carrito de gol y empezamos a manejar hasta el área donde reposan las cenizas. Ese día averigüe lo que podía hacer con la cenizas de mi papá y luego de la explicación del muchacho tan amable y paciente que me dio detalles de lo que sería llevar las cenizas a un lugar como ese le dije: “Dónde hay que pagar y qué hay que hacer ?”.  Sin mentirles algo dentro de mi me decía que ese día estaba escrito aunque no planificado. Es un mundo muy interesante el mundo de los cementerios. Es una industria como cualquier otra. Claro está para uno es algo muy tenebroso, pero más allá de eso lo que si les digo es que luego de 4 años con las cenizas de mi papá en casa y de escuchar al Padre Paco sentí que había llegado el momento de darle reposo a las cenizas en un lugar especial, sagrado y apropiado. Luego de ese día al inicio de febrero les puedo decir que tengo a nuevo buen amigo. Un amigo que trabaja en un cementerio y a quien guardo en mi teléfono con el
nombre “el chico del cementerio” que el destino me presento para tomar la decisión familiar más
difícil de mi vida de comprar dos espacios en un cementerio católico porque la verdad es que como dice mi consejero y amigo Padre Paco “Eso es lo más seguro que tenemos!!!”.
Que suena muy raro que yo haya podido hacer eso es cierto. Que no me lo creo aún también es verdad, pero les digo que mi corazón está en paz
Con esa decisión. Tanto así que luego de incluso hacer el servicio de introducir las cenizas de mi amado padre “mi hombre favorito” en acto privado, luego de remover todo ese sufrimiento que nos causó su partida, debo también decirles que fue bello y lleno de emociones que nos confirmó que hemos estado dia a día aprendiendo a vivir con este dolor. Claro está que no he podido volver a pisar el cementerio aunque paso por allí cada mañana desde el 23 de febrero. Que difícil, que dura situación...creo que sin poder explicar bien lo que ha sido esta separación física con mi padre he seguido viviendo y entendiendo que cada cual tiene su día. De hecho no se me ocurre nada más que pensar en este momento que en la palabra que leí en el brazo de alguien a quien conocí hace poco ”Resiliencia”. Palabra que me quiero tatuar en el alma para que no se me olvide porque así hemos sobrevivido esta pérdida tan grande...saben que ??? Díganle a quienes aman que los aman todos los días y no dejen de expresar sus sentimientos bajo ningún concepto. 

#cosasquesientecaro

lunes, 14 de enero de 2019

Feliz 2019 “I’m back”.

Dije que este 2019 quiero mantener mi blog como antes con temas que me muevan y conmuevan y qué mejor que abrir este año aquí hablando de la bondad!!! Creo que con el pasar de años y con la evolución como seres humanos vamos viendo las cosas de manera distinta. Es verdad que uno es más desconfiando, pero también es verdad que uno aprende siempre a ponerse en los zapatos de los demás. Por otro lado, uno aprende a identificar claramente donde alguien necesita una mirada, un abrazo o simplemente un “hola cómo estás ?”. Pero bueno les quiero comentar lo que fue lo más especial que me pasó a finales del año pasado.
Visite Montreal y me sentí como siempre desde que conocí tan hermoso lugar “como una reina”. Ver como en lugares donde uno va de visita se sienten felices de recibirlo a uno solo por pensar que uno quiera regresar es sin algo indescriptible porque eso habla de nosotros como personas que siguen luchando por preservar la bondad, la esencia, los valores. Es maravillosa poder pensar que para un desconocido es importante cruzar mirada, abrir una puerta. Detalles que hacen la diferencia. Y agradezco a Dios poder ser parte de la gente que analiza lo qué pasa con base en las acciones de los demás. Recuerden algo quien te agrede no lo hace porque “quiere” pienso que todo viene desde la crianza. Y ese montón de gente amargada o quizás con mirada oscura son productos de vidas llenas de carencias. A veces vemos gente que pregona mucho de su religión, pero al final del día en las acciones del día a día nada coincide con lo que predica. El problema no lo tenemos nosotros, lo tienen ellos “nunca lo olviden”. Pero bueno el caso es que sin lugar a dudas no podemos dejar a un lado nuestra esencia por los demás. Nunca debemos dejar de sonreír por culpa de alguien porque tal vez esa sonrisa le cambie la vida a alguien más. Los quiero mucho y recuerden que me pueden sugerir temas y visitarme en mi Instagram @venenosandoval o suscribirse en mi canal de YouTube Caro y Su Faja .




domingo, 18 de marzo de 2018

Salimos para salvar a alguien sin saberlo...

Ayer se celebraba el día de San Patricio y lo primero que hice al despertar fue decirle a mi familia que fuéramos a la iglesia en Miami Beach de St. Patrick. Así lo hicimos, nos vestimos de verde, pusimos música en el carro y en veinte minutos ya estamos frente a la maravillosa iglesia. Llegamos y lo primero que hice fue recordar e incluso extrañar cuando mucha tardes en mi hora de almuerzo iba solo a sentarme a hablar con Dios. Siempre me han gustado las iglesias, me producen una sensación especial. A veces sin siquiera llevarse a cabo una misa voy para pensar o solo darle gracias a mi Dios. El caso es que lleve a mi hija pequeña por primera vez a donde pase muchas tardes con mi Bábara Camila,ella corrió, vio la iglesia y de verdad la pasamos súper bien. Al pasar el mediodía y seguir paseando por los alrededores de la iglesia entendí por qué habíamos ido a la iglesia...porque en esta vida nada es por casualidad. Ya de regreso a casa descansamos un rato, Amalia Victoria jugó con un elefantico que quiso que le comprara y así siguió el día. Mi hermana llegó a casa con su familia y la verdad entre recuerdos, teteros, pañales y anécdotas de nuestros hijos hicimos de una tarde cotidiana, algo único. Al cabo de un rato nos vestimos para ir a celebrar en un restaurante #StPatricksday y bueno la verdad que decidimos irnos caminando y tomar la calle principal para ver mas gente que como nosotros caminaban las calles vestidos de verde. Quien diría que nuestra salida tendría un motivo muy especial e incluso inolvidable y aleccionador. Al estar caminando y tomándonos fotos hemos sido testigo de cómo a una persona que venía en un carro la atropellaron y se dieron a la fuga. Nuestra noche cambió inmediatamente. Empezamos a gritar para agarrar a la persona que fue capaz de atropellar a alguien y huir. Mi cuñado salió corriendo al igual que mi esposo para evitar que algún carro que viniera le volviera a dar a la persona que se encontraba en el piso mal herido. Corrí, crucé la calle, olvide a mis hijas porque sabía que mi hermana y mi mamá las estaban cuidado, llame al 911 y gritaba que no tocaran al señor herido. Era tanta la adrenalina que no puedo explicarles lo que sentía al ver cómo se fue llenando la calle de gente, todos llamamos por ayuda y en menos de 5 minutos bomberos, policías y paramédicos llegaron a socorrer a la persona que fue atropellada. Yo no salía de mi asombro, era insólito pensar que alguien tuviera tan mal corazón para no asumir lo que había hecho. La policia delimitó el area del accidente y tuvimos que desalojar esa parte de la calle. Un zapato tirado, un bolsito, una gorra y la bicicleta destruida todo el asfalto. Dios nos había enviado esa noche a salvar una vida. Obviamente nuestra celebración de San Patricio se convirtió en otra cosa y entra lágrimas y reflexiones no daba crédito que eso había sucedido frente a nuestros ojos. Mi hija mayor lloraba sin parar y entendía por un momento lo que tanto le digo sobre el hecho del peligro que uno corre a diario en las calles por gente sin escrúpulos que andan por las calles como si fuesen dueños del mundo. Mi reflexión sobre esto es qué hay que ayudar a la gente y ser bondadoso, no importa si uno los conoce o no y siempre hacer las cosas que te dicta tu corazón. Reconozco que en medio de mi crisis de nervio quise que nos regresáramos
a casa. Ya casi al irnos una señora pasó y nos preguntó qué había pasado y le dijimos que habían atropellado a un ciclista. Ella nos dijo que su hijo había salido en bicicleta hacia unos minutos y no nos atrevimos a preguntarle cómo estaba vestido su hijo. Ojalá que todo este bien y que Dios nos siga dando la posibilidad de hacer el bien sin mirar a quien. 

#cosasquesientecaro