miércoles, 11 de agosto de 2010

"Entre Cielo y tierra no hay nada oculto"


Aún me sorprende que los famosos utilicen la mentira como un recurso. De hecho es la cosa menos inteligente del mundo deberían asesorarse mejor. Bien se sabe que mientras más popular y controversiales más morbo por la privacidad y todos los detalles de sus vidas de novela. Y lo peor es que entre cielo y tierra no hay nada oculto y sino que lo diga Ana Bárbara y el Pirru, quienes por omitir información valiosa están en el ojo del huracán desde el día en el cual floreció su amor. Es más si somos sinceros a mi me enfada lo orgullosos que se sienten cuando dicen la verdad de contar por qué fue que mintieron. Y me vienen a la memoria varios ejemplos clásicos: El embarazo de Alicia Villareal cuando empezaba su relación con Cruz Martínez. Ella era capaz de poner la mano en Biblia y jurar que no estaba embarazada por no perder su exclusiva. Otro impactante detalle es el tema de las exclusivas. Palabra por demás “EXCLUSIVA” me acuerdo de Mayrin Villanueva y Eduardo Santamarina quienes luego de envolverse en una relación que todos vimos crecer cuando protagonizaron “Juan Querendon” negaban hasta la muerte que tenían algo. Sin duda otro momento inolvidable sobre la honestidad de las estrellas fue cuando Susana González contaba supuestamente con pelos y señales sobre quien era el padre de su primer bebe. Me da risa la motivación que ellos tienen para abrir sus bocas y confesar sus almas. Y qué me dicen sobre aquellas mentiras estilos Maribel Guardia, Ninel Conde , Vero Castro y muchas más que nos hacen creer que nacieron con colas perfectas, mentones divinos y rostros sin imperfecciones? Es que son descaradas o nos ven caras de bobos.

Es que hasta los más grandes se derriten por una portada de revista con el cuento de contarlo todo. De hecho Hola saca de las sobras hasta a El Sol de México, quien por aparecer a grandes escalas cuenta, muestra y confirma lo que le viene y le conviene. Como quien dice ellos sin dinerito no mueven la lengua. Cosa que no está mal porque cada quien se lucra con lo que mejor le venga, pero el misterio en cual se envuelven es absurdo. El caso es que la lista de mentirosos sería muy larga, y conste que hay mentiras blancas y todos las hemos dicho, pero mi gente mentir al descaro es algo ridículo. Y como dice una amiga mía: “Una verdad muy larga es mentira”. Así que allí se las dejo…

1 comentario:

*LLUVIA* dijo...

¡Estoy totalmente de acuerdo!
¡Odio la gente mentirosa!

Lo mas chistoso es cuando están mordiéndose la pata cuando la verdad sale a la luz, porque al final, la verdad sale a relucir. Ademas, es mucho trabajo mentir, si te pones a pensar. No nada mas tienes que acordarte de la mentira que dijiste, pero tendrás que decir mucho mas para tapar cada mentira. Al final, se te olvida lo que dijiste, y terminas haciendo el ridículo.

¡Bah!
¡Son gente sin integridad, movidos solo por el dinero, creo yo!