domingo, 1 de agosto de 2010

"Al mejor cazador se le va la liebre"!!!!


En realidad por eso es que dicen que uno sale y no sabe si regresa. De hecho pensaran que soy una dramatica, pero lo de ayer entre otras cosas son la prueba fidedigna. Resulta que al despertarme decidi irme a manejar bici a la playa, cerca de donde vivia antes por Collins en Miami Beach. Luego de manejar bici en familia con mi hija (que ya por cierto aprendio a manejar sin rueditas) decidimos ir al carro a dejar la ropa de bici con las bicicletas y agarrar las cosas de playa para sentarnos a tomar sol. Pues resulta que en el camino del carro a la arena que son como unos veinte pasos se me cayo al piso una carterita estilo monedero en donde tenia todo: el phone, I.D, credit card, tarjetas de presentación, cash y las llaves de mi carro. Lo que demore en darme cuenta que no tenia nada fueron como 5 minutos, de hecho nunca pude disfrutar la playita tan rica. Bárbara camino conmigo toda la playita o por lo menos el pedazo que recorrimos y nada que vimos la carterita. Una familia de lo más linda nos ayudo prestandonos el telefono para marcar el único numero que me se, porque por aquello de la tecnologia paso lo que siempre supuse: si se me pierde el celu me quedaria como en la nada porque no me se el telefono de nadie. En fin mi gente, el cuento es que durante el dia hubo indicios de que el dia andaba medio raro. Mientras manejamos las bici Juank, Barbie y yo, vimos como de un extremo a otro pasaba antes a nuestros ojos una culebra de las finitas y negras. La verdad como diria Don Francisco como símbolo de mal agüero.

El caso es que un dia de distracción se convirtió en un desastre. El caso es que mientras todo esto pasaba, hubo gente maravillosa que me ayudo a cancelar la tarjeta del banco, suspender el celu , cambiar claves de cuentas y todo eso. Simultaneamente nos encargabamos de llamar a Triple AAA para que nos recogiera el carro porque el tipo de carro sin el la llave maestra y esas cosas modernas es un conflicto tratar de hacer algo. A todas estas y para resumir el cuento mi mejor amigo llego,nos llevo a comprar comida porque mi hija tenia mucha hambre y no teniamos un dolar encima, pues todo estaba en el carro incluyendo las llaves de mi apartamento. En realidad en ese momento me di cuenta o ratifique que en la vida no somos nada sin la gente que nos quiere. Existen muchas mas cosas que las materiales y vale la pena a veces desprenderse de ellas. La moraleja de esto es sin duda, tratar de memorizar par de telefonos claves en nuestra vida y siempre bloquear el telefono con una clave de manera que se borre todo. Clave que no tenia puesta porque andaba montando las fotos que habia tomado hacia minutos. A mi lo que me sorprende que por obra y garcias de Dios ya cuando iban a montar el carro el la grua la carterita con todos los documentos y la llave del carro aparecio tirada casi cerca a la via de la avenida. Y lo mas cumbre es que minutos antes un hombre con su hijo se dieron varias vueltas por el lugar como para comprobar que se trataba de mi y parece se condolieron que andaba con una niña y por lo menos dejaron lo mas importante: la llave del auto. Y aunque se robaron el blackberry saben que lo más importante es tener claro que aún en la vida hay cosas más importantes que las materiales. Y si Dios decidió que eso era lo peor que iba pasar ayer, le doy gracias por haber hecho que regresaramos sanos y salvos a casa.Otro detalle valioso es que para mi propia sorpresa nunca perdi la calma, me acoste en la arena a pensar y conoci gente buena y amable. La familia que me ayudo (que por cierto resultaron tener a su hija en el mismo colegio que la mia) y el señor de la grua que se porto como un caballero al igual que su esposa. Siempre cuando me sucede algo como esto pienso que Dios me salvo o protegio de algo grande. Pero bueno ni modo los contactos se recuperan y las fotos y o videos que tenia en el phone son tan publicas como yo, ya todos las habian visto. Nuevamente les invito a regar la voz para que aprendan de las experiencias ajenas y protejan su privacidad ante personas sin escrúpulos.

1 comentario:

*LLUVIA* dijo...

Que bueno que no paso a mayores, y que Dios te protegio.

A mi hace algún tiempo me robaron el coche. Estaba yo inscribiéndome en la universidad, y deje mi papeleo (seguro social y todo) en el coche mientras entre a un restaurante cerca de la escuela para comer. Cuando salí mi coche (que por cierto, re te viejo!) no estaba! No me preocupe tanto porque tenía mi bolso conmigo.

La pesadilla empezó semanas después cuando me llamo un representante de inmigración; que habían arrestado a una persona trabajando con mi numero social en California, y yo viviendo en Texas. Después de eso, vi que un carro habia sido comprado a mi nombre. 7 años después, todavía estoy peleando las deudas que la fulana me dejó.