jueves, 29 de marzo de 2007

"Pretendiendo"



Cuántas veces no hemos pretendido ser quienes no somos? Cuántas veces te ha tocado disfrazarte fuera de época de carnaval ? Cuántas veces no has tenido que aparentar por aquello del ambiente en el cual te rodeas?

Claudio Dabed, el director de “Pretendiendo” no sólo supo mantenernos divertido un poco más de sesenta minutos, sino que nos mostró otra óptica del amor. Un amor trabajado, limpio y lleno de verdad.

Esta película, protagonizada por Bárbara Mori, la uruguaya actriz radicada en México y con una trayectoria importante dentro del medio desde un poco más de 5 años, cautivó. Y cabe acotar, que no sólo por sus curvas, sino por su actuación.

Lo más divertido del film es sin lugar a duda los personajes masculinos. Llenos de cliché y estereotipos muy bien conocidas por todas nosotras. El típico hombre de familia, el estudioso enfocado y el galán galón que cree se levanta a todas.

Machos bien escenificados que nos hacen reír e identificar a tantos hombres que lo único que buscan es en resumidas cuentas ser feliz con una media naranja y al final del día tener con quien conversar y con quien amanecer. Así lo nieguen.

“Pretendiendo”, si se quiere contiene referencias de la recordada historia de Fernando Gaitán “Betty La Fea”. Una bella mujer trata de ser vista no solamente como un símbolo sexual, sino como una dama inteligente y capaz. Es allí cuando decide ser “fea”.

Una mujer bonita con una historia de amor derrumbada trata de vengarse de todos los hombres luego de una mala experiencia. Su príncipe la engaña con su mejor amiga y es allí donde se reencuentra con ella y sus errores y decide alejarse, hasta de ella misma.

Chile, es el lugar en donde se rueda la cinta. Escenarios reales, cargados de autenticidad y de mucha realidad latinoamericana. Si hay que encontramos en cada película de nuestro continente es un poco de cada ciudad que conocemos: Bogota, Caracas, Santiago, en fin.

No cabe duda que la dirección de Dabed fue impecable ymuy bien lograda. Como dice Penélope Cruz, para hacer buen cine es mejor ser dirigida por un tirano, que dejar todo en manos de la suerte o intuición.

Lo señalo porque no soy fanática de Bárbara Mori, pero debo admitir que su representación de dos personajes, con características particulares fueron fabulosas. Amanda y Helena enamoraron a todo los adictos a la gran pantalla.

Lo maravilloso de ver películas como “Pretendiendo”, es poder visualizar lo que hemos hecho bien y lo que no. En muchas ocasiones nos dejamos llevar por lo mundano y somos participe de lo frívolo, material y falso.

Yo que me he desenvuelto en un mundo de mentira en muchas ocasiones de mi vida, les digo que es tan fastidioso. Parecer quien no quieres es la cosa más aburrida. La verdad no se los recomiendo. Pretender no sirve de nada. Hay que ser quien eres y punto.

Y no necesariamente “la suerte de las feas las bonitas las deseas”. Feas o bonitas vivimos lo mismo. Así es que en contra de las mentiras y de los absurdo.

2 comentarios:

fabinola dijo...

Carito! Que rico es crecer... es lo maximo!!!... nos hace disfrutar de la vida sin tabues, sin mentiras ni mascaras... te adoro mi CARO!

Carolina Sandoval dijo...

Mi faby es lo máximo, ella si es real...