miércoles, 14 de marzo de 2007

Rumbo a la excelencia

Quiero contarles una anécdota personal de la mañana de hoy. Imagínense que tenia que hacer una diligencia bancaria y estaba en el trabajo, me tomé unos minutos para poder hacer el deposito, pero no tenia la llave de abrir la puerta del estacionamiento.
El caso es que le pedí la tarjeta magnética a un compañero de la oficina y resulta que por alguna razón se me salio de mi bolsillo, todo un caos. Me preocupe, ya me veía teniendo problemas con el chico, pero ni modo segui haciendo mi vuelta.
No me puse negativa sino relajada, tenia dos opciones haberla perdido o encontrarla. Me puse a rezar y pedirle a Dios que la llave apareciera. Parece algo sin importancia, pero la verdad iba a darme un dolor de cabeza si la perdía.
Me olvide un poco unos segundos del rollo, hice la transacción y al llegar al estacionamiento del lugar, le decía a Diosito en mi monologo interno que me ayudara a encontrarla. Se lo pedí con tanta fuerza y convicción que se los juro sabia que la encontraría.
Al bajarme del carro, camine la misma ruta que camine al montarme en el auto y la tarjeta con una flecha estaba junto a mi, pero lo más importante se los juro, ya antes había recorrido esa misma vía y no estaba antes , fueron cosas de Dios.
El me puso a prueba, para saber en qué nivel andaba mi fé. Y creo que pasé la prueba sólo y porque mi seguridad de que él estaba presente en cada milímetro de aire nunca se me salió de mi mente.
Y les cuento esto a mi riesgo, porque cada quien es libre de creer en lo que desee. Tengo un gran amigo que es como un guía espiritual que siempre me asegura que la fuerza del pensamiento positivo es lo que va a mover al mundo y es cierto.
El poder mental, la visualización, mirarte haciendo lo que más deseas son cosas ciertas. Y al escribirles esto les prometo que me lo digo a mi misma, porque a veces a una se le olvida.
Ahora no vayan a pensar que ando en cosas raras, o qué tengo una nota, no me dio por contarles esto a raíz de la historia de una diva de la canción que tienen sus tips espirituales.
A propósito del tema, leí sobre ciertos secretos del triunfo de Cristina Aguilera y ella comentaba que antes subir al escenario tiene un ritual, que es unir pensamiento, rezar y agradecer con su equipo de trabajo en pro de un trabajo armonioso y en busca de la excelencia.
Cosa que ratifica (no porque lo haga Aguilera) que la fé mueve, que las buenas energías deben invocarse y que la mejor manera de vivir es siendo agradecidos con lo que poseemos como talento, enseñanza o karma incluso.
Existen figuras como Richard Gere que también son muy espirituales. Este para ser específicos acude a practicar sus ritos budistas en la India y en lugares en donde él se llena de luz, según su creencia.
Ricky Martín es otro que también tiene practicas espirituales muy arraigadas. Cree en el llevar un trabajo lleno de armonía y comentan quienes han trabajado con el que tiene una buena vibra y que siempre está en equilibrio.
De hecho que acá no importa la práctica de lo que te lleve a la fe, al rezo o al proceso espiritual sino hacia donde vaya enfocado y que lo utilices como una herramienta para hacer de cada día el mejor al estilo Cristina Aguilera, por ejemplo.

1 comentario:

La tierra del cacao dijo...

Asómate en mi blog para que leas el más reciente post. Estamos de aniversario amiga.